La eterna polémica entre Steve Jobs y el resto de fabricantes de smartphones este fin de semana ha tocado techo después de que el director de Apple dijese en una conferencia que los problemas de iPhone 4 también los tienen otros teléfonos inteligentes, más concretamente nombró a Samsung, RIM, Nokia y HTC.

Nokia se defendía diciendo que “Como es de esperar de una compañía que se preocupa por la gente, nosotros priorizamos el correcto funcionamiento de la antena por encima del diseño si estos dos factores entran en conflicto”. Mientras que Samsung defendía sus diseños, “Basándonos en años de experiencia en diseño de teléfonos de alta calidad, los teléfonos móviles de Samsung emplean una antena interna que optimiza la calidad de la recepción para cualquier tipo de uso con el teléfono en la mano”.

Por su parte, HTC negó que el problema de antena en los teléfonos inteligentes fuese un problema común. “Efectivamente, los problemas no son comunes entre los smartphones. Según parece ellos (Apple) no dejaron a los operadores el tiempo necesario para probar el teléfono”.

RIM hizo público un comunicado calificando de inaceptables las declaraciones de Jobs. Declaraba El fabricante de BlackBerry que “Las declaraciones de Apple sobre los productos de RIM son intentos deliberados de desviar la atención de la difícil situación por la que está pasando Apple” y dejaba claro que RIM es “líder mundial en diseño de la antena” y aconsejaba a Apple que no intentase perjudicar a otros fabricantes.