Los usuarios de la PlayStation Network tras conocerse que a raíz del ataque que sufrió el sistema online, hubo filtración de los datos personales y de tarjetas de crédito de los más de 75 millones de afectados.

Kristopher Johns ha interpuesto una demanda en contra de Sony que acusa a la japonesa de no tomar el “cuidado razonable para proteger, encriptar y asegurar los datos privados y sensibles de sus usuarios”.

Además, asegira que Sony, tardó demasiado en notificar a los afectados acerca del asunto, lo que derivó en que no hayan podido “tomar una decisión informada sobre si cambiar los números de las tarjetas de crédito, cerrar las cuentas expuestas, revisar sus informes de crédito o tomar otras acciones de mitigación”.

La demanda busca compensación monetaria por los daños generados y un monitoreo gratuito de la tarjeta de crédito, entre otros.