Declaraba el fundador del software libre que Apple impide que sus usuarios se instalen libremente aplicaciones, calificándolo como “esposas digitales” y considerándolo mas malo que Microsoft.

En el diario La Opinión de Málaga podemos leer en su entrevista entre otras cosas como habla de su filosofía: “El software libre es el que respeta tu libertad y la solidaridad social de tu comunidad. El software privativo, en cambio, priva de libertad a sus usuarios. Los mantiene divididos, porque les impide compartir copias de ese programa, y los deja impotentes porque les impide acceder al código fuente para cambiarlo o estudiarlo. Es una colonización digital, una injusticia”.

Con respecto a la piratería apuntillaba que “Con el software libre compartir copias es legal. Compartir es bueno, debe ser legal en cualquier obra publicada, lo malo no es compartir sino prohibir a la gente que se comparta” y remataba con un “¡Abajo la SGAE!”.

Aunque parece haberse vuelto mas conservador y se postula menos crítico con el software de propietario, “No nos importa lo que hagan empresas como Microsoft, nosotros escribimos programas libres, los distribuimos y así ayudamos a los usuarios, y si a Microsoft no le gusta, que se vaya al diablo”.

Fuente: www.laopiniondemalaga.es