¿Quien no se esconde cuando va por la calle y ve al tipico muchacho de la prensa gratuita? Esos periódicos sirven solo para no manchar el suelo cuando pintamos…. Pero no tan rápido, quizás aún tenga por delante una utilidad aún más noble: convertirse en el combustible para nuestros vehículos.

No se trata de enrollar suplementos y embutirlos en la boca del estanque, sino que un grupo de investigadores de la Universidad de Tulane descubrieron una variedad de una bacteria capaz de convertir el papel en butanol, un biocombustible sustituto de la gasolina.