sm-g900f_charcoal_black_01

El Samsung Galaxy S5 es la quinta generación del Galaxy S, esta vez conservando bastantes aspectos de diseño y hardware del Galaxy S4, pero agregando funcionalidades como monitor de ritmo cardíaco, sensor dactilar, y resistencia al agua.

El Galaxy S5 posee una pantalla Super AMOLED 1080p de 5.1 pulgadas, cámara de 16 megapixels con flash LED y captura de video Ultra HD, 2GB de RAM, 16GB o 32GB de almacenamiento interno, ranura microSD, procesador quad-core a 2.5GHz, batería de 2800mAh, y corre Android 4.4 KitKat con la interfaz de Samsung, utilizando mejores materiales para su parte posterior en lugar del plástico brillante característico de las generaciones anteriores.

La duración de la batería es un importante pero difícil aspecto de medir en un  smartphone moderno, sobre todo cuando se trata de dispositivos con procesadores y fuentes potentes y pantallas grandes.

Una de las características más destacables del nuevo Samsung Galaxy S5 es el sistema de ahorro de energía que se basa en la suite de software PowerXtend (GameXtend, NavXtend y WebXtend) con la que es posible “estirar” la autonomía de la batería.

Según varias pruebas, el Galaxy S5 alcanza casi 6 horas de autonomía con la WiFi activada, y hasta 7 horas y 43 minutos con otro modo de pruebas en el que la pantalla se mostraba en blanco con un brillo de 230 cd/m2.