Aparece la primera compañía en comercializar un bikini fabricado utilizando esta tecnología.

Nos referimos a N12, nombre con el que la compañía Continuum Fashion comercializa el primer bikini “fabricado” por una impresora 3D con las medidas exactas de la compradora.

La compañía, de propiedad de dos jóvenes diseñadoras, utiliza como material base el Nylon 12; con el que se garantiza la flexibilidad y firmeza necesarias para un uso cómodo y sin sobresaltos.

 

El Nylon 12 permite “fabricar” bikinis a partir de las medidas exactas de la usuaria y con un grosor de sólo 0.7 mm, por lo que incluso puede ser utilizado debajo de otras prendas.

Claro que para adquirir uno hay que contar con una chequera abultada, ya que la parte superior del bikini se comercializa a partir de US$ 250 (según sea el tamaño a fabricar); mientras que la parte inferior tiene un precio de US$ 350.