Las redes sociales han desatado una serie de reencuentros entre personas que se mantenían alejadas, y que de pronto se vieron de nuevo gracias a que eran amigos de un amigo de un amigo. O algo así. Sin embargo, esta historia es un poco diferente.

Una mujer lustrabotas de 71 años había perdido el contacto con su hija hace cinco años, cuando la muchacha se fue de la casa. Sin acceso a internet, celulares ni nada, los cambios de vivienda finalmente hicieron que ambas se perdieran. El 24 de junio pasado, la mujer estaba trabajando cuando vio a un cliente que tenía un iPhone. La señora le rogó al hombre que buscara en internet por el nombre de su hija. Sin embargo, en la zona en que estaban no había WiFi y el sujeto no tenía aparentemente servicio de datos, de modo que el hombre hizo algo diferente: le tomó una foto a la mujer y envió después la imagen a sus seguidores en Weibo, un “Twitter chino”.

Junto a la foto agregó un teléfono donde contactar a la mujer y contó un poco la historia. En pocas horas, con la ayuda de algunas celebridades de la red social y organizaciones de noticias, el mensaje fue retwitteado unas 100.000 veces. La historia apareció publicada en la prensa el 27 de junio, y la hija de la mujer vio la foto de su madre en internet, y la llamó.