La pornografía mueve aproximadamente unos 10.000 millones de euros anuales. Ahora, la ICANN (agencia que controla las direcciones de Internet) tras rechazar tres veces en la última década, acaba de dar el aprobado provisional para que el .xxx sea utilizado como el sufijo para las webs con contenido pornográfico ya que cree que de esta manera se podrá clasificar mejor el contenido que circula por la Red.

Los aproximadamente 370 millones de sitios web que se dedican a la pornografía, son una máquina de hacer dinero, se calcula que unos 2.300 euros cada segundo. El dominio .xxx permitirá al software de filtrado ser más efectivos para alertar a los padres usuarios sobre las webs a las que acceden sus hijos.

Stuart Lawley, consejero delegado de ICM Registry, siempe ha luchado por que .xxx se incluya en la lista de extensiones que sirven para catalogar las direcciones en Internet, aunque la solicitud debe hacer frente a la presión de los grupos religiosos y de los Gobiernos que no quieren un distrito virtual dedicado a la pornografía.