La cantidad de fallas, el consumo de las baterías o su clara orientación a computadoras antes que a dispositivos táctiles fueron tres de los puntos que mencionó en un documento público.

Steve Jobs, director general de Apple, dejado claro públicamente su posición en contra de la tecnología Flash de la laureada compañía Adobe, al afirmar que tiene demasiadas fallas, que agota las baterías muy pronto, y que está demasiado orientada a las computadoras personales como para funcionar con iPhone e iPad.

El motivo mas importate es que los programadores solo pueden aprovechar las ventajas de Apple si Adobe actualizaba su programa.

“Confiabilidad, seguridad y desempeño”, eran términos que Jobs utilizaba para dar a entender sus motivos para excluir Flash. Y por supuesto especificaba que flash esta claramente orientado “para las computadoras personales que usan ratones y no para pantallas táctiles que usan los dedos”.

“Flash ya no es necesario para ver videos o consumir cualquier clase de contenido en la red”, replicaba Jobs a numerosos medios tras las criticas al omitir Flash, lo que supuestamente limitaba los recursos de iPhone e iPad en juegos y videos que requieren dicha tecnología, concluyendo con “Y las 200,000 aplicaciones en App Store, de Apple, demuestran que Flash no es necesario para que decenas de miles de programadores desarrollen aplicaciones gráficamente ricas, incluso juegos”.