La gran joya de la corona de Apple, el nuevo iPhone 3Gs puede ser hackeado al recepcionar un mensaje de texto con código binario.


Al recibir el mensaje el código binario que se encuentra en él permite escuchar conversaciones del usuario, o detectar la posición física del iPhone por el GPS.

Desde Apple se han puesto rapidamente a trabajar para solucionar este grave error que afecta a sus terminales iPhone.

Estos mensajes con código ejecutable en su interior pueden permitir a un usuario remoto tomar el control del terminal.

Apple espera poder tener lo antes posible un parche de seguridad para finalizar con esta amenaza.

Fuente: diarioti.com