La empresa cansada de los continuos ataques que a lo largo de varias semanas se vienen produciendo contra Android ha publicado un comunicado en su blog oficial diciendo que pasa a la ofensiva en esta guerra de patentes, comprando patentes de forma defensiva que hagan daño a las compañías que previamente han atacado a Android consiguiendo de este modo equilibrar la balanza.

De esta forma echa una mano a sus socios ya que quien se atreva a demandarlos podría verse atacado de la misma forma.

Hace poco adquirió 1.030 patentes de IBM y también está trabajando con agencias gubernamentales para confirmar y vigilar que las compras de patentes por parte de los competidores se están haciendo de forma completamente legal y correcta.

Les molesta especialmente que se hayan dedicado a atacar a los fabricantes antes que a ella misma directamente, de hecho la única empresa que ha demandado a Google es Oracle, mientras que a  Apple y Microsoft las ha podio la cobardía.

Al parecer existe un plan de sus competidores para hacerse entre varios con viejas patentes de Nortel y Novell que sin embargo son necesarias para Android. Pretenden que Google no pueda hacerse con las mismas obligando a que se pague por ellas 15 dólares que con toda probabilidad encarecería el producto final.

Google considera que estas actuaciones están inspiradas en el gran éxito de Android, y no les falta razón a teniendo en cuenta que Android alcanza ya el 50% de implantación en los Smartphones y que pese a no ser gratuito para los fabricantes ha generado unos 1.000 millones de dólares gracias a la publicidad y a los servicios esperándose que la cifra vaya en aumento sin problemas.

Google comenta:

“No somos ingenuos, la tecnología es un sector difícil y cambiante, y trabajamos muy duro para mantener la concentración en nuestro propio negocio y mejores productos. Pero en este caso pensamos que era importante dar la cara y dejar claro que estamos decididos a preservar a Android como una opción competitiva para los consumidores, al detener a aquellos que están tratando de estrangularlo.”

La guerra está abierta, hay quien se plantea si no sería necesaria una actualización del sistema de patentes, especialemente en Estados Unidos.