Después de que Facebook activase por defecto su tecnología de reconocimiento facial, no fueron pocas las organizaciones encargadas de velar por la privacidad de las personas que pusieron el grito en el cielo.
De hecho la Unión Europea inició una investigación en la que se busca determinar si esta característica viola alguna de sus leyes, bajo el argumento de que sólo podría activarse siempre y cuando la persona que va a ser etiquetada entregue su consentimiento.
Ahora es la Oficina de Protección de datos de Hamburgo la que va más allá, enviándole una carta a Facebook instándola a detener la ejecución de esta característica entre los usuarios alemanes y eliminar todos los datos que permitan su operación.
En dicha carta el organismo estatal señala que el reconocimiento facial implementado en Facebook “viola el derecho al anonimato” de los ciudadanos alemanes, por lo que debe detener su uso. Según un funcionario de la repartición, si la compañía no acata la medida se expone a una multa de hasta 300.000 euros.