El sistema Allen Telescope Array (ATA), dedicado a la búsqueda de señales electromagnéticas extraterrestre, se ha visto obligado a cesar su funcionamiento debido a la falta de fondos.

Las antenas instaladas en California se mantendrán en proceso de hibernación. Según Tom Pierson, responsable de SETI Institute (centro de investigación que funciona junto a la Universidad de Berkley. “Es una enorme ironía que en estos momentos en los que estamos descubriendo tantos planetas, no contemos con fondos para proceder a las escuchas”.

En sus principios la búsqueda de vida extraterrestre fue financiada por la NASA, pero a mediados de los noventa ya dependía de manos privadas, tuvo un gran impulso gracias a personalidades como Paul Allen (cofundador de Microsoft).

Según Jill Tarter (directora de Mercury News) serían necesarios al menos cinco millones de dólares para los próximos dos años.