Adobe acaba de anunciar por sorpresa el fin del desarrollo de nuevas versiones Flash Player para navegadores móviles para centrarse en la mejora de la experiencia de HTML5.

La compañía pretende continuar su desarrollo para PC y para MAC así como dar soporte técnico y posibles actualizaciones de seguridad para las versiones de Flash Player.

Zdnet ha publicado una nota interna de la compañía en la que explica esta decisión.

Algunos analistas interpretan este hecho como una victoria póstuma de Steve Jobs que siempre se negó a que esta tecnología pudiera ser utilizada en sus dispositivos móviles.

Sin embargo, no está claro cuales son los verdaderos motivos que han llevado a tomar esta decisión. Si pensamos en términos de potencia requerida para la ejecución lo cierto es que la brecha entre el rendimiento de un equipo portátil y uno de sobremesa se va reduciendo alcanzando hoy en día los nuevos terminales móviles de doble núcleo una potencia similar a la que antaño tenían equipos de sobremesa para los sí se desarrollaba flash y trabajaban en resoluciones superiores a las que actualmente tienen las pantallas de dispositivos móviles.

¿Estaremos ante el preludio de una desaparición completa de la tecnología Flash debido a un HTML5 que viene pisando fuerte?

Lo que si es certero es que de momento aun siguen existiendo un buen número de páginas basadas en esta tecnología las cuales podemos visualizar con algunos dispositivos móviles que tienen el software adecuado y sin embargo con otros no.

Según la mencionada nota de Zdnet, los futuros trabajos sobre aparatos móviles se orientarán al desarrollo de aplicaciones basadas en la tecnolgía Adobe Air.

La nota afirmaba textualmente “No adaptaremos más Flash Player para los nuevos navegadores de aparatos móviles”.

Esta tendencia de abandonar Flash Player en los navegadores de móviles iniciada por Apple podría ser seguida por Microsoft quien también ha comentado su intención de ir por el mismo camino, ocurriendo además que dicha compañía ha decidido abandonar el desarrollo de su tecnología equivalente Silverlight.

Steve Jobs publicó el pasado año una dura carta contra la tecnología Flash en la que exponía que esta tecnología “era del PC no de los móviles”. Lo que en sí mismo se asemeja a no decir nada, puesto que sea de la que sea hay que analizar su viabilidad y utilidad en tiempos actuales.

Comentaba “de la época del ratón, no de las pantallas táctiles”, lo cual es cierto pero es fácilmente adaptable y desde luego se puede usar con pantallas táctiles.

Decía también: “no es abierto, como HTML, CSS y Javascript”, esto también es cierto aun que justamente nunca vi comportamientos en la compañía de Steve Jobs que apoyaran el código abierto, y sin duda hay que predicar con el ejemplo. Su sistema operativo pese a estar basado en el Linux no deja su código disponible al público.

Sostenía Jobs: “tampoco es seguro ni estable. Sabemos que es el principal responsable de los errores de los ordenadores Mac”, esto puede ser cierto, pero se puede corregir y en todo caso es un argumento que, de considerarlo insoslayable, nos invita a abandonar completamente dicha tecnología y no sólo ni especialmente para dispositivos móviles.

Afirmaba también  ”gasta más batería. En un iPhone, por ejemplo, los vídeos que se descodifican en H.264 funcionan durante 10 horas, pero si se descodifica con software, dura cinco horas”. Sin duda un argumento de peso, pero teniendo en cuenta que los usuarios son mayores de edad y que un momento dado disponer de esa tecnología puede ser la diferencia entre ver o no ver algo, ¿no deberían de ser los propios usuarios quienes decidieran si disponer de ella o no?

Comentaba también “Apple no puede depender de una tercera compañía a la hora de decidir cuando entrega herramientas a los desarrolladores”, esto a Steve le debía parecer muy importante, sin embargo, esta motivación atiende más a los propios intereses de la compañía que a los usuarios de la misma.