Aunque el amo diga “c’est fini”, ya empiezan a salir fabricantes de ordenadores que no van a aceptar la fecha de defunción impuesta por Microsoft para dejar de vender licencias de Windows XP. Y esta es otra demostración de que el proyecto Vista no ha salido tambien como esperaban los altos directivos del gigante informático.


Entre estas compañías, Dell y Lenovo ya se han pronunciado al respecto. Han decidido que aunque sea una muerte anunciada por Microsoft van a seguir instalándolo Windows XPen los ordenadores que vendan a partir de Julio.

Y es que Microsoft anunció que esa fecha será la del 30 de Junio de 2008, pero estas compañías han decidido usar las licencias que tienen para “evolucionar” para muchos “involucionar” para otros, Windows Vista hacia el Windows XP.

Desde luego el rendimiento que está dando el Windows Vista no es el esperado y ha defraudado a muchos usuarios, quienes formatearon sus PC’s o portátiles para volver a instalar el Windows XP.

Y ahora con el Service Pack 3, que ha vuelto a retrasar su salida, puede ser que la propia Microsoft esté dando alas para que los fieles a XP no quieran dar el paso hacia el vista.

Lo único que queda por saber es si Microsoft seguirá manteniendo esa fecha del 30 de Junio para el acta de defunción del XP. Ya veremos.